Una casa familiar, acogedora, donde nos han recibido con los brazos abiertos y donde encuentras todo lo que buscas en una estancia rural: estufas de leña, camas cómodas, duchas calientes, y lo más importante de todo, una calidez humana excepcional. ¡Queremos volver ya!